Ventanas oscilobatientes

Las ventanas oscilobatientes son un tipo de ventana que reúne dos ejes de giro para su apertura:

  1. Eje vertical, que permite la apertura practicable, es decir, aquellas que conocemos como apertura normal.
  2. Eje horizontal, que permite la apertura por la arista superior.
Ventana oscilobatiente mostrando posisción abatida de la hoja principal.
Ventana oscilobatiente de dos hojas en proceso de instalación, mostrando la posición abatida de la hoja principal, cremona maniobra estándar.

Cuando se abre por el eje vertical, la hoja de la ventana se puede abrir completamente, alcanzado un giro de hasta 180º o incluso más, dependiendo del modelo y de la propia instalación de la ventana, este movimiento se conoce como apertura o giro practicable.

Por otro lado, la apertura en su eje horizontal abre por la parte superior, en un movimiento normalmente hacia el interior de la vivienda o estancia, en el que la hoja se inclina, o más propiamente dicho, se abate unos grados, que en todo caso depende de las dimensiones de la hoja, de las características de los herrajes instalados y de la regulación que el técnico o usuario hayan dado a los mecanismos durante la instalación o posterior ajuste.

Esta funcionalidad permite airear y ventilar sin necesidad de realizar una apertura total de la hoja, evitando que en caso de contar con climatización interior, se pierdan grandes volúmenes de aire.

Las ventanas oscilobatientes tienen tres o cuatro posiciones de manilla, que en el argot del sector se conoce como “cremona”.

  1. Cierre
  2. Apertura practicable
  3. Microventilación (no siempre disponible y que se caracteriza por ser una apertura de manera limitada a sólo unos pocos milímetros, gneralmente menos de 5 mm, para la ventilación controlada de la estancia)
  4. Abatida

Las ventanas oscilobatientes presentan múltiples ventajas con respecto a sus homólogasd practicables.

  • Reducen el riesgo de accidente de niños y mascotas al reducir las posibilidades de que salgan por la ventana
  • Se incrementan los puntos de cierre, normalmente hasta 6 u 8.
  • Mejor nivel de aislamiento acústico y térmico, especialmente en comparación con las correderas.
  • Cierre hermético entre marco y hoja
  • Facilitan la limpieza de la cara exterior de la hoja desde el interior del edificio
  • Permite regular el nivel de ventilación

Es importante resaltar que muchas ventanas practicables ya instaladas pueden convertirse a oscilobatientes, por lo que no dude en ponerse en contacto con nosotros para hacerle un presupuesto.